Metano en dos palabras

Link a comentarios completos, cuento on line, entrevistas y librerías, a la derecha de su pantalla)

“Rara avis para estos tiempos en que se habla de la no-narrativa, Walter Iannelli a pura narrativa consigue un libro excepcional." (Vicente Battista).

“…Momento epifánico. Las siguientes cuatro horas, hasta que llegué a la última página del último cuento, … no pude despegar la nariz. Los cuentos de Metano son como deben ser: soberbios. ” (Los asesinos Tímidos, por Marina Arias).

“…el libro de Walter Iannelli lleva el nombre de Metano: sus personajes no explotan, pero están a punto de mezclarse con el aire y generar combustion.” (No Retornable / Pliegues en el camino a la ficción, por Laura Gentilezza)

“…la sensualidad como una manera de la imposibilidad. Personajes que ganan y pierden, todo el tiempo.” (revista Llegás)

“Iannelli es un maestro en describir al hombre común medio de ciudad, sus frustraciones sexuales, emocionales y metafísicas.” (las manos de Urias Heep / Metano, por Ricardo Curci)

“Iannelli logra un libro que resulta tan interesante para quienes leen habitualmente, por la frescura de su trama, su logrado registro y certeza en su vocabulario, como también un excelente libro para recomendar a esos amigos que sienten la literatura como ajena.” (Esperando a Godot / por Víctor Malumián)

“Walter Iannelli es uno de esos escritores que le incorporan al cuento las palabras justas y necesarias.” (Os Ama / La caza de la Becacina, por Jaime Rodríguez).

“Como eje de narración: el vínculo. Uno que va pasándose de historia a historia en formaciones dobles o familiares, desde la óptica ya del vencedor o del vencido, que siempre se abraza a ese elemento como a un péndulo; el de las relaciones entre sujetos.”
(Revista Quetrófila / Metano por Valería Tentoni)

“… Una mano inteligente y muy diestra que pone de manifiesto la madurez creativa de su autor, donde el humor y la intensidad emocional se integran sabiamente… (Alberto Ramponelli)

“Walter Iannelli, narra, historias variadas, de sólido entramado, donde sobresale un conflicto central: los personajes protagonistas se ven asediados por algún elemento extraño, ajeno a su mundo cotidiano, que amenaza con toda su carga desestabilizadora...” (Diario Perfil)

“Iannelli compila sus cuentos distinguidos por el Fondo Nacional de las Artes para ofrecernos estas historias de desilusiones, contadas con acidez y un realismo nada edulcorado.” (El Día de La Plata / Revista de Domingo).

“… los diecisiete cuentos reunidos en Metano, Walter Iannelli se interna en esos pliegues imperceptibles de las relaciones humanas, que esconden asuntos existenciales, casi del orden de lo filosófico y demuestra cómo un despliegue eficaz de recursos –la presencia del humor es primordial– invita a una lectura sin interrupciones”. (G.F, Revista Nómada)

“El gas le da nombre al relato, a la vez que éste al libro, que se compone de otros dieciséis cuentos de singular factura y trama inteligente.” (Revista Lilith, por Rubén Sacchi)

“El cuento de los viejos que estallan (Metano) es una de las cosas más espeluznantes y asombrosas que he leído en los últimos tiempos. El tratamiento de convertir un hecho extraordinario en un suceso casi convencional, de difícil sustento, y llegar airoso al final (no sólo airoso, enriquecido) revela un manejo del oficio reservado a unos pocos. Manejás una especie de horror cotidiano que parece una característica de tu estilo y que se me hace presente como una suerte de constante en tu obra… Bueno, nada, creo que estás llamado a ocupar un lugar importante en nuestras letras.”
(Luis Saez, carta al autor)

“Walter Iannelli, narrador y poeta, nos trae en su último libro diecisiete cuentos cortos electrizantes… ” (El Arca)

1 comentario:

Ada Inés dijo...

Todavía no he leído Metano pero desde "El ángel" descubrí a un escritor con imaginación y diestro.